jueves, 19 de mayo de 2016

Ritual de sanación "despierta tu energía femenina"

Despertando...
El pasado mes de febrero tuve la oportunidad de asistir, junto con mi hermana, al taller que Miranda Gray impartió en Madrid. Reconozco que hasta hace unos pocos meses no tenía ni idea de quien era Miranda Gray. Es más, hará como un año, recibí varios mails en los que me invitaban a participar en una bendición de útero grupal y mi vasta ignorancia hizo que hasta me mofara del asunto con algunas amigas. He tardado aproximadamente un año en prestar atención al mensaje que aquellos mails me enviaban. Me pido disculpas a mi misma por ello. Todo llega en el momento adecuado.
Miranda Gray es la autora del libro "Luna Roja, entendiendo y utilizando los regalos del ciclo menstrual", editado en 1994. Una amiga muy sabia me recomendó su lectura y me ha hecho falta leerlo dos veces para que mi alma, a veces tan alejada de casa, recordara.

El ritmo que nos hemos impuesto la mayoría de las mujeres en esta cultura occidental, algunas conscientemente, otras no, nos ha hecho olvidar que, al igual que la naturaleza, somos seres cíclicos. Este dato, que puede parecer tan insignificante, engloba tanta sabiduría...
Como a otros muchos talleres en los que mi mente racional se resiste, asistí al de Miranda con desconfianza. La primera mañana me la pasé esperando descubrir el momento exacto en el que me daban el gato en lugar de la liebre. Cuando mi parlanchín hemisferio izquierdo se agotó, la intuición del derecho me permitió vislumbrar una pequeña parte de lo que allí estaba sucediendo: Miranda, de constitución pequeña, voz pequeña y mirada pequeña, le estaba hablando a mi corazón. He dedicado tanto tiempo a construir el fuerte que lo protege que, a veces, necesito mi tiempo para percatarme del mensaje con los oídos del corazón:
- " Para la mayoría de los hombres meditar significa emprender un camino espiritual, trascender. Para la mayoría de las mujeres meditar es encontrar lo divino en lo cotidiano, en lo material, lo sagrado en lo físico, en nuestro cuerpo. Se espera de nosotras que trabajemos como hombres, que nos satisfagan las mismas cosas que a los hombres, y el alma de la mujer se siente en un campo de batalla y se desconecta.Existe una forma diferente de hacer las cosas y tenemos el poder de hacerlas así..."
Durante aquel taller recibí mi iniciación como "Moon Mother" (término que Miranda utiliza para las conocedoras del ritual del despertar o bendición del útero). Ha pasado más de un mes desde entonces y sigo transformándome día tras día. Algunos no me siento "bien" del todo, otros estoy exultante...La verdad es que me sucede exactamente lo mismo que antes, sólo que antes no me escuchaba, y si lo hacía, la mayoría de las veces no me respetaba.
Miranda dice que la bendición no es una sanación, es un despertar, una sintonización que restaura la energía femenina. Yo siento que he llegado a casa y que el camino que ando pasa por acompañar a muchas otras mujeres que también quieren despertar.
Gracias Miranda,  

Rocío Gil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario