martes, 17 de febrero de 2015

MONOGRÁFICO DE YOGA DINÁMICO

Un día, hace ya unos años, asistí a una clase de yoga dinámico. Fue en Madrid y la impartía el creador del método, Godfrey Devereux. Era mi primera clase e iba muy ilusionada pues había escuchado maravillas de este estilo. La sala estaba repleta e impresionaba un poco. Y comenzamos a movernos entre algunas posturas sencillas que se repetían una y otra vez, como empezando de nuevo a aprender a caminar. Sin prisas, pausadamente, eramos guiados por unas instrucciones precisas que poco a poco nos llevaban a sentir las sensaciones que realmente estaban ocurriendo en el momento presente, respiración a respiración, al principio la mente demandando más acción para irse serenando poco a poco a medida que el cuerpo recordaba cómo era moverse plenamente consciente, con el mínimo esfuerzo necesario, ni más ni menos, recobrando el disfrute de una práctica que te ponía en contacto con el cuerpo y sus sensaciones en el momento presente. Aquí y ahora.

 Yo al principio también me aburría de repetir una y otra vez las mismas posturas de yoga pero algo pasó después que me llenó de alegría ¡sentía mi cuerpo muy ligero, libre y lleno de energía, como iba convirtiendo algo que puede parecer mecánico en una práctica guiada por sutiles sensaciones nuevas!!! Un descubrimiento que me cambió la vida y sobre todo mi práctica de yoga.

 El próximo sábado 21 de febrero seguiremos  investigando en la posibilidad de habitar profundamente el cuerpo y reconectar con la alegría de hacer yoga consciente. Dos horas y media que se pasan volando, o fluyendo más bien entre movimiento, respiración, quietud. Ser.

Te esperamos!!!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario